Tauromaquia y Nueva Tauromaquia

Mitificar y desmitificar, jugar e ironizar, ponerle salsa y sal gruesa a la vida, encontrar motivo de humor…Luis Sanus se acerca al mundo de los toros –pero escasamente al mundo de los toreros- con su pincelada tremendamente personal, con su “vitola” y su sello, con esa filosofía que él alimenta en torno y al entorno del moderno expresionismo a través de la expresión y el diálogo de los colores y los planos.

Luis Sanus Pastor en esta su “Tauromaquia y Nueva Tauromaquia” tan personal está en línea y dentro de la más estricta contemporaneidad estética. Encauza en esta obra taúrica sus fantasías y sus ensoñaciones oníricas, no exentas de ritual, en una liturgia de referencias figurativas energéticas que transcriben realidades y apasionamientos.

“Els colegues”, “Bougeta”, “En Vespa”, “El Petaco”…dibujos a la tinta, fangos que adquieren formas concretas, toros, en definitiva, que aparecen en actitudes humanas, enamorándose, flirteando, de manera que con sus aparentes “bromas” plásticas puede que haga creer que camina hacia el “comic” y el mundo de la ilustración, cuando en realidad no es así. Todo tiene sentido en Sanus, y hace suya aquella frase o pensamiento en Monet: “Pinto porque es la cosa del mundo que más me divierte”,

Y Luis Sanus se comunica con alegría visual, con ingenio e “inventiva”, dando a su obra verdadero carácter de honestidad y seguridad creativa.

Decía el mismo Claudio Monet: “El color es mi obsesión, mi alegría y mi tormento”. Yo quiero aplicar tal sentencia al propio pintor alcoyano cuando le explosionan las tintas en las manos, y en la texturación gusta de conjugar y hacer malabarismos pictóricos, aunando con destreza y con habilidad, con verdad y calidad artística, color, dibujo y materia, tema y argumento, mensaje e ironía.

Quedamos en que su pintura es expresionista. Sí, entiendo rotundamente que sí. Pero quiero añadir que se trata de un expresionismo-lírico-expresivo turbador, de naturaleza enormemente vigorosa e incluso de raíces “Fauve”, dialogante y consecuente con su ánimo, su voluntad y su propia coherencia.

Recordemos a Gohete: “El arte es creador mucho antes de ser bello”. Sanus, pues, y su sentido del humor, su nueva morfología y zoología –a veces iconoclasta- del toro-, del toro bravo, del toro de lidia, del toro español. Este Luis Sanus Pastor que no nos deja, en absoluto, indiferentes.

Adrián Espí Valdés
Alcoy 2008.